Nuestro blog

Nunca dejemos de soñar. Lecciones de 9 años de camino

Por Equipo Gerencial | 07 de Octubre 2014

  • Nunca dejemos de soñar. Lecciones de 9 años de camino

Orbelink nació de un sueño. Más que de un plan detallado, de la convicción de que las cosas se pueden lograr cuando se asume el riesgo de fallar; cuando - frente a cualquier adversidad- se invierte todo el empeño y toda la ilusión en lograr las metas.

Era una época donde la magia del Internet apenas comenzaba a ‘chispear’ en la moda del mercadeo empresarial en Costa Rica. Todavía no se hablaba de redes sociales, ni se veía tan cerca la universalización del acceso móvil. Los sitios eran todavía brochures digitales que se mostraban toscos en aquellos monitores 800x600.

Lo que hacía la diferencia entre las empresas que diseñaban sitios web, era la capacidad de traducir las dudas y aspiraciones de los clientes, en confianza y con buena comunicación para crear diseños hermosos. Originalmente eran populares las "intros" de Macromedia Flash, que servían más para nutrir el ego y la ilusión de los dueños, que para cubrir las necesidades de los usuarios. Eran los tiempos donde tener un website era más un lujo que algo destinado a mejorar las ventas de una empresa.

Los CMS (sistemas de gestión de contenidos) eran muy pocos y todavía primitivos. Ahí estuvo nuestra primera oportunidad de ser diferentes. Además de diseñar sitios hermosos, desarrollamos una plataforma propia, diseñada para que el usuario pudiera cambiar fácilmente ciertos contenidos en sus sitios, mantener catálogos de productos y otras necesidades muy útiles y poco resueltas en ese entonces.

El crecimiento llegó muy rápido. Tuvimos una propulsión adicional con el boom de las bienes raíces y la burbuja económica que vivió Costa Rica en esos años, y nos convertimos en una compañía que ocupaba una posición privilegiada.

Orbelink diseñaba sitios de alta calidad, comercio electrónico, posicionamiento en buscadores, publicidad online y una vasta lista de servicios, para una gran cantidad de compañías líderes a nivel nacional. No pasarían muchos años para que llegara el final de ese capítulo sui géneris de la historia nacional, cuando estalló la famosa crisis económica mundial en 2009, que paralizaría muchas actividades económicas.

La economía cambió, el mundo cambió, Costa Rica cambió. Muchas empresas sufrieron, los proyectos cesaron por meses, el mercado dio un giro y llegó el momento de adaptarse para sobrevivir. Podíamos ver la crisis como una catástrofe, o como una oportunidad para reinventarnos.

En un mundo digital más evolucionado, en plena explosión del boom de las redes sociales y con la incipiente llegada de las tecnologías móviles, pudimos atisbar la presencia de dos tipos de empresas: las que seguían viendo la inversión en comunicación digital como un mal necesario, y las que vislumbraban en Internet su oportunidad para salir adelante.

Nos preparamos para asumir el reto de cambiar la realidad de esas empresas que apostaban su crecimiento en los medios digitales. Sabíamos que el acompañamiento constante, la visión estratégica del mercadeo digital, y el seguimiento de resultados y metas, eran vitales para poder hacer de nuestros proyectos historias de éxito.  

Nuevamente, en Orbelink nos permitimos soñar y desarrollamos una visión positiva de futuro: convertirnos en una agencia digital que produce cambios y no solamente da servicios.

La búsqueda de esta nueva visión nos obligó a evolucionar como nunca antes, a reinventarnos, a ser más críticos con nuestro propio trabajo, a madurar. Fueron años duros, pero valiosos.

Hemos cambiado la realidad de muchos clientes para bien, evolucionado como empresa y estimulado el crecimiento profesional y personal de muchos compañeros y compañeras, seres humanos valiosos, con grandes aspiraciones. Esa ha sido nuestra mayor satisfacción.   

Orbelink nos da hoy la fabulosa oportunidad de hacer lo que nos gusta, de crecer, de aprender, de trabajar en equipo para mejorar realidades, de construir sueños. Que el trabajo nos inspire, nos dé confianza y nos nutra la capacidad de ver al futuro positivamente.

Mañana seremos lo que soñemos hoy. No dejemos de soñar y disfrutemos el camino.

Compartir

El equipo gerencial de Orbelink está comprometido con lograr la trascendencia en todos los niveles. El trabajo que hacemos debe trascender para que nuestro talento cambie positivamente la realidad de las empresas que atendemos, de las personas que trabajan en ellas y de los consumidores. Para eso, se requiere mucho más que trabajo de calidad. Los retos de nuestro día a día, deben propiciar el crecimiento de nuestros colaboradores, convertirlos en mejores personas, mejores profesionales. Sentirnos orgullosos de nuestro trabajo y del valor de nuestras capacidades. El crecimiento que añadimos a nuestros clientes debe hacernos crecer como empresa y así a nuestros colaboradores y socios. Eso solamente se logra con una serie de valores que perseguimos día a día. Ese ha sido y seguirá siendo el principal reto para el equipo gerencial.

Deje su comentario